Trabajos de estudiantes de arquitectura de la Universidad de Granada (2017) 1

Los rascacielos, o edificios en altura, pertenecen a una tipología arquitectónica que puede ser muy útil para la ciudad, siempre que sirvan para densificar y diversificar el uso del suelo urbanizado aportando variedad y riqueza espacial y social a un entorno urbano. El arquitecto holandés Rem Koolhaas valora positivamente los rascacielos de Nueva York porque en el mismo edificio se apilan unos usos muy diferentes sobre otros. Así, destaca que el Waldorf-Astoria concentre un hotel de paso, comercios, residencia, un gran conjunto con salón de bailes y recepciones, sedes compartidas de clubes y organizaciones, un garaje para vagones privados de ferrocarril, salas de exposiciones «y todo lo que se pueda imaginar en 40 pisos».2

  • Sin embargo, el geógrafo Henri Lefebvre criticaba los rascacielos –«casas torre»- como arrogancia fálica o, lo que es peor, falocrática3. Es lógico, pues los rascacielos son las arquitecturas más queridas para la exhibición del poder económico (precisamente nacen a finales del siglo XIX en Estados Unidos asociados con las multinacionales cuando éstas adquieren el tamaño suficiente para competir con los estados). Además, también se utilizan para absorber la excesiva liquidez económica, como sucede actualmente. Por ello, en las crisis inmobiliarias encontramos gran parte de las causas de las crisis económicas.

    David Harvey, catedrático de Antropología y Geografía de la Universidad de Nueva York, explica en Ciudades rebeldes4 que toda crisis global ha sido precedida de una crisis inmobiliaria causada por un exceso de liquidez monetaria que hace que los ricos desvíen sus beneficios hacia la construcción, provocando de esta manera una gran burbuja inmobiliaria, que suele estallar anunciando la crisis económica inmediata. Esta explicación tiene un referente visual en los skylines de las ciudades importantes. Los nuevos rascacielos son anuncios de las crisis económicas que vienen, al tratarse de beneficios y liquidez excedente puestos a especular (vanidad y codicia de los poderosos juntas en una arquitectura).

    En Nueva York, el Empire State inició su construcción antes de la crisis de 1929, aunque se concluyó en 1931. Las Torres Gemelas (World Trade Center) se inauguraron a finales de 1973, una vez desatada la crisis del petróleo a principios de ese año. El nuevo proyecto de sustitución de las antiguas Torres Gemelas, proyectado antes de la emergencia de la actual crisis, se inaugura ahora, en plena crisis. Las Cuatro Torres Business Area, del paseo de la Castellana de Madrid, se inauguraron durante el periodo 2007 y 2009. Lo más llamativo es que Harvey explica que las crisis inmobiliarias de Florida (EE. UU.), Inglaterra, Irlanda y del sur de España son las causantes de la actual crisis global en que nos encontramos. El desarrollo y el crecimiento ilimitado expresados en construcción y superficie urbanizada extendidas indefinidamente por el territorio son la principal causa de la gran crisis (como antes, aunque ahora en nuestro país aparecemos como atizadores de la hoguera) 5.

    Los rascacielos, por ello, de forma muy clara en los destinos turísticos del litoral español, son la forma visual más expresiva de las consecuencias de una growth machine, es decir, de una máquina de crecimiento urbano. La growth machine es un acuerdo tácito social entre al menos cuatro agentes poderosos que comparten los mismos fines: el crecimiento de la extensión del suelo urbano y de la especulación inmobiliario-financiera, así como la ampliación de la base demográfica de la población. Estos cuatro agentes son los políticos, seguidos de los empresarios y banqueros, a continuación los técnicos y profesionales y por último los medios de comunicación social. Por otro lado, este acuerdo tácito consigue aglutinar a los grupos ciudadanos -todos ellos con mínimos poderes- contrarios a los megaproyectos, que se resisten con escasos medios a las intenciones constructoras injustificadas de los poderosos. La Plataforma Defendamos Nuestro Horizonte 6 es un claro ejemplo de un grupo que aglutina a diversos opositores.

    Tras la crisis, los megaproyectos como los rascacielos están fomentando, transformando y agravando las siguientes problemáticas ciudadanas y urbanas, pues su influencia afecta a grandes superficies de la ciudad:

    • Generalizan el urbanismo como forma de corrupción política 7. Por un lado, tenemos el llamado «urbanismo a la carta» y de convenio que favorece las intenciones de la iniciativa privada8 y, por otro, aquellas otras cuestiones que acompañan a la producción urbana (conjunto de infraestructuras, normas fiscales, cívicas, desregulaciones, moratorias, etc.). Son hechos que podemos denominar en conjunto, y parafraseando a Bauman 9 , «urbanismo líquido».

  • Facilitan, junto a los megaeventos, la concentración de los tiempos, las energías y los esfuerzos del capital financiero para promover sus intenciones especulativas en el espacio urbano y el territorio 10.
  • Aportan mayor protagonismo al capital financiero en la nueva economía urbana, que -aunque no anula el capital inmobiliario que ha sido el motor de las transformaciones anteriores- comienza a aparecer como determinante tras la crisis 11.

Los rascacielos podrían ser arquitecturas que beneficiasen la sostenibilidad de la ciudad contemporánea, al densificarla, concentrando funciones, reduciendo el consumo de energía por transporte y aumentando la diversidad y riqueza de la vida urbana. Sin embargo, en Málaga, en Andalucía, después de la crisis se han convertido en elementos arquitectónicos que solo se pueden justificar desde la ignorancia, o por aquellos que ejercen de oportunistas sin escrúpulos.

[1] Estudiantes de la asignatura Monográfico de Proyectos de Arquitectura de la UGR (2017): Aguayo, Emma; Bonneau, Johanna; Combaz, Aymeric; Contreras, Antonio; Cuadros, Manuel; García, Ana; García Parada, Inés; Martínez, Enrique; Medina, Cristina; Ortiz, Daniel; Rodríguez, Laura; Torres, Clara.

[2] Koolhass, R. (2004): Delirio de Nueva York. Gustavo Gili (Barcelona).

[3] Lefenvre, H. (2013): La producción del espacio. Capitán Swing (Madrid)

[4] Harvey, D (2013): Ciudades rebeldes. Del derecho de la ciudad a la revolución urbana. Akal (Madrid).

[5] Romero, J. M. (2016): «¿Dónde nos encontramos? Lugar y tiempo del nuevo urbanismo». Blog Paisaje Transversal (11/02/2016): http://www.paisajetransversal.org/2016/02/donde-nos-encontramos-lugar-y-tiempo-del-nuevo-urbanismo.html#more

[6] http://defendamosnuestrohorizonte.esy.es/

[7]  De Salas, J. (2004): «Tesis Granada sobre corrupción institucional. La corrupción como forma de gobierno», en AA.VV: 020404 Deriva en ZoMeCS. Fundación Rizoma (Málaga).

[8] Rullán, O. (2012): «Urbanismo expansivo en el estado español: de la utopía a la realidad», en Gozálvez,, V. y Marco, J. A. (eds.): Geografía, retos ambientales y territoriales. XXII Congresos de geógrafos españoles, 2011. Universidad de Alicante (Alicante).

[9]  Bauman, Z (2013): Tiempos líquidos. Vivir en una época de incertidumbre. Tusquets Editores (Barcelona).

[10] Grupo de estudios antropológicos La Corrala (Cood.; (2016): Cartografía de la ciudad capitalista. Transformación urbana y conflicto social en el Estado español. Traficantes de Sueños (Madrid).

[11]  Harvey, D. (2013): Op. Cit.

José María Romero (dr. arquitecto, profesor UGR).
Colaboran en este artículo: Eduardo Serrano (dr. arquitecto), Yolanda Romero (dra. turismo, prof. UNE y UOC), Enrique Navarro (dr. geografía, prof. UMA), Fernando Ramos (arquitecto), y Rubén Mora (arquitecto).
Infografias: Estudiantes de la asignatura Monográfico de Proyectos de la ETS Arquitectura, Universidad de Granada.